Cada vez más “festival de la canción”.

Buenas tardes, queridos lectores. Esta semana quizás me quite de un plumazo a algunos de vosotros ya solo con el título, pero ¿sabéis qué? Esto es para mí, no para vosotros. Así que…mando yo. Y como mando yo, esta vez toca hablar de Eurovisión. ¿Rancio? Pues a veces, amados, a veces.

Hace ya unas cuantas ediciones que el festival es más que timba y fuegos artificiales, lo que se ha confirmado, para mi modo de verlo, en esta última edición. No es que esté contenta porque haya ganado mi favorito, no pretendo imponer mi forma de ver las cosas ni tratar de que mi gusto sea de algún modo el mejor. Lo que digo es que si bajamos un poco la asiduidad de los ritmos chunda-chunda, a lo mejor podemos encontrar algo más que un sonido para pasar el tiempo. Algo trascendental, algo que perdure en nuestros corazones más de lo que dura un estribillo repetitivo (y eso es mucho, porque el P*** “despacito” suena más a lo largo del día que Coldplay en Kiss FM) Bueno, me estoy metiendo en muchos jardines, vayamos al lío.

14938979194054.jpg

¿Quién es el tipo raro que ha ganado la edición de 2017? Eso me preguntaba yo frente al televisor tras ver que la mayoría de Europa se rendía a su melodía melancólica, profundamente sentida, con algo de improvisación y delicadeza infinita. ¿Quién es Salvador Sobral? Pues quizás un tipo normal, un tipo que estuvo de Erasmus en Mallorca y que empezaba a frecuentar múltiples bares de jazz y soul, que nunca había visto el festival. Una noche se sube a un escenario en uno de esos antros y maravilla a uno de los músicos que le ofrece empezar a tocar con él. Ya os imagináis donde quedó la carrera. Este tipo de historias me hacen plantearme la cantidad de gente no famosa que malvive de esto y que pueden llegar a enamorarme una noche de verano en cualquier antro que prometa algo de música en directo. Y puede, y solo puede, que Salvador sea algo muy parecido a Chet Baker. O que no hagan falta comparaciones porque el alma que tiene este chico es irrepetible, más bien casi irrepetible, porque tiene una hermana que válgame el señor. ¿Qué señor? Ah eso ya no lo sé. Lo que sí sé es que Luisa es la autora de la canción que nos deslumbró a todos y que merece un pequeño espacio en este humilde blog.

salvador_sobral_4982_620x413.jpg

Se o teu coração não quiser ceder
Não sentir paixão, não quiser sofrer
Sem fazer planos do que virá depois
O meu coração pode amar pelos dois…
 —
Que ya, que yo no sé portugués. Ni falta que me hizo para comprender todo lo que con movimientos extraños nos trataba de expresar Salvador el pasado sábado(“Soy el vehículo emocional de la canción. No solo la voz o la música, también los movimientos corporales ayudan a transmitir y a comunicar con el público”) “Si tú corazón no quiere ceder, mi corazón puede amar por los dos…” no sé. Antes de decir nada me gustaría que si no la habéis escuchado, ni visto la actuación, lo hagáis.
 —
Enlace a “Amar pelos dois”: https://www.youtube.com/watch?v=Qotooj7ODCM
 —
La belleza de la sencillez, el sentir cada nota de piano o violín, la infinitamente perfecta afinación y las técnicas vocales super jazzísticas hacen de este tema algo simplemente perfecto. Y es que no es solo eso. Es la naturalidad con la que dice antes las cámaras estar “hambriento y con sueño”, sus gestos de crooner, esa chaqueta de 4 tallas más, el precioso gesto de sacar a su hermana a cantar en la actuación que cierra…no me extraña que se haya ganado el apodo de Salvadorable.
450_1000.jpg
La canción habla de los sentimientos de alguien que ama a otra persona tanto que cree que puede amar por los dos, y continúa la relación y continúa el amor sostenido en esa única persona.
Decía Miles Davis que no había que temer a los errores porque allí, en ellos, no había errores. Siempre se podían extraer enseñanzas. La lección es valiosa. Sobral podía haber alterado su canción, adaptándola a la línea pomposa del festival, pero decidió mantener Amar pelos dois tal y como fue concebida por su hermana, envuelta por su elegancia instrumental, partiendo del fado. Algo que no le fue nada fácil, obviamente, viniendo el jazz. Un estilo en el que en cada actuación no hay canciones fijas, siempre se trata de improvisar y dar giros nuevos a una melodía inicial.
En el speech final todos esperábamos algo como “Gracias por los votos”, pero Salvador nos sorprendió con un discurso emocionante sobre la música y lo que significa: “Quiero decir que vivimos en un mundo de música desechable, de música tipo comida rápida sin ningún contenido y creo que esto podría ser una victoria para la música, con gente que hace música que realmente significa algo. La música no son fuegos artificiales, la música es sentimiento. Y vamos a tratar de cambiar esto y traer la música de vuelta, eso es lo que realmente importa.” Tampoco os podéis perder la alfombra roja de los dos hermanos, intentando contestar a preguntas absurdas y, he decir que, saliendo bastante airados de la situación.
 —
 —
 —
Stalkeando un poco el Facebook de Luisa, me he emocionado con muchas publicaciones que postea y con alguna que otra canción que ella misma ha compuesto, pero este fragmento que escribió nada más ganar el festival se ha quedado con mi corazoncito: “Ayer cuando llegué a casa mi hijo estaba durmiendo profundamente. Aunque estuviera despierto nada habría cambiado para él, tal vez sólo el hecho de que estaba tan maquillada que me he convertido casi irreconocible. Entonces me imagino dentro de unos años preguntándole:”¿sabías que yo y el tío ya ganamos el festival de la canción? “. Y fue con esta pregunta que yo misma caí en mí. Muchas gracias a todos
salvador-sobral-acude-vestido-con-una-camiseta-en-favor-a-los-refugiados-en-eurovision-2017.jpg
Indagando un poco más en lo que se ha convertido ya casi costumbre, como un tesoro que hay que descubrir poco a poco, me he topado con el señor Sobral interpretando un poema de Fernando Pessoa: Presságio.
— 
“El AMOR, cuando se revela,
  No se sabe revelar.
  Sabes bien mirarla,
  Pero no le sabe hablar.
 
  Quien quiere decir lo que siente
  No sabe lo que ha de decir.
  Habla: parece que la mente …
  Cala: parece olvidar …
 
  Ah, pero si ella adivinara,
  Si pudiera oír la mirada,
  Y si una mirada le bastara
  ¡P’ra saber que la están amando!
 
  Pero quien se siente muy, calla;
  ¿Quién quiere decir cuánto siente?
  Se queda sin alma ni habla,
  ¡Quédate solo, completamente!
 
  Pero si esto puede contarle,
  Lo que no le molesta contar,
  Ya no tendré que hablarle
  Porque te estoy hablando …”
 —
No sé si es que hace demasiado que no escucho jazz más que en discos antiguos, pero algo en este tipo me hace recordar lo que de verdad significa todo esto en lo que estamos metidos. Y esa actuación con su preciosa americana pasadísima de moda, esa voz tan Sobral, con agudos imposibles e interpretación de cada sentimiento, de cada instrumento, de cada haz de genialidad.
Ya ha sacado un disco titulado Excuse Me(2016), del que me quedo especialmente prendada en la canción número 4, “Nem eu”. Aunque en general el album está plagado de vibraciones infinitamente genuinas muy años 50 y también muy Chet Baker. Nem eu nos habla de las casualidades del amor, del azar más romántico y de alguna forma me hace pensar en algo como 500 days of summer, pero en las partes bonitas. Solo acompañado de su piano, Salvador vuelve a quedarse con nuestros corazones.
“Ready for love again” tiene ese mismo formato tan reconocible. Piano y un bonito violín, solo acompañado en partes por la batería. Pero la canción llega poco a poco a un estadio de jazz experimental, del que paso a paso vuelve a desaparecer. Una pieza interesante y que hace recordar, a un Jamie Cullum algo menos comercial, más experimental y que llega de una forma más directa a nuestros sentimientos.
Y el resto, pues lo descubrís vosotros. Que yo sigo investigando nuevas creaciones de estos dos hermanos tan extraordinarios!
Buena semana a todos!
—-
nova-gente-55666-noticia-salvador-sobral-cantor-comenta-vitoria-no-festival-rtp-da-cancao-620x264.jpg
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s