Café y cigarrillos con Tom Waits

Encantada de teneros leyéndome una semana más. Mira que tiene que haber blogs plastas para que acabéis en uno como el mío…esta aventura comenzó con más ilusión que otra cosa y ahora me veo con un espacio que me permite disfrutar de una de las cosas sin las que jamás podría vivir y encima, de vez en cuando, me tiráis algún que otro piropo. Gracias, de verdad gracias.

Antes de comenzar con la crítica me gustaría que, para ir entrando en materia, echéis un vistazo a este vídeo de nuestro chico junto a Iggy Pop y vayáis entrado en el universo ecléctico de Tom Waits. Es incómodo, irónico y llega a parecer una conversación de ascensor de esas que tenemos con los vecinos, pero tiene esencia Waits.

Iggy y Tom en Somewhere in California: https://www.youtube.com/watch?v

“A todo el mundo le gusta la música pero lo que de verdad queremos es música para gustar” decía Waits.

3702782932_c51264096d.jpg

Tom Waits no es, precisamente, una persona que piense en agradar. Si lo hiciese no se inventaría palabras. No, no me he vuelto loca. Waits hace ruidos a los que él denomina subvocalizar, vaya palabra ¿eh? Dice nuestro amigo que es una evolución del lenguaje aunque en este caso sería en sentido inverso, hacia cuando los sonidos sólo eran formas muy sencillas que aún no tenían significado. Hay canciones como “Alice” o “Kommienezuspadt” en las que solo algunas palabras tienen sentido mientras que el resto solo son sonidos. Así que, durante la escucha de su obra, si pensáis que Tom sabe rumano o sueco, estáis equivocados. En palabras de él mismo “Inventarme un idioma tiene su parte de emoción, porque nunca sé qué palabra diré después. Me produce un sentimiento de libertad.

Enlace a “Alice”: https://www.youtube.com/watch?v=x9DejWMJoOA

“Arithmetic arithmetock
Turn the hands back on the clock
How does the ocean rock the boat?”

La escucha de Tom Waits siempre me transporta a las historias de universos repletos de encanto, evocación hacia ambientes oscuros, llenos de personajes desesperados, poco dados al disfrute y sobre todo, inundados de obsesiones. Por tanto, me transporta a autores como Bukowski, Kerouac o Allen Ginsberg . Quizás Waits añada esa dosis de hipnotismo musical que encontramos en “Alice”, basada en las obsesiones de Lewis Carroll con la niña que le inspiró su gran “Alicia en el país de las maravillas”. No importa qué personaje escoja para relatarnos su miseria, lo inmutable siempre es la perfección en la narrativa del rumbo vital de los personajes discurriendo por actos pasionales, obscenos, entrañables, románticos,…para acabar en el silencio, su muerte. Toda la canción viste de luto riguroso y lleva la cabeza gacha: pareciera que no solo las palabras sino los solos del saxofón y el acompañamiento del piano quisieran entrar sin hacer ruido y sin sonreir, como si llegaran a un funeral amigo, y casi sin querer comienzan a tejer esa melodía que de corazón quisiéramos que no fuera la más triste del mundo para soportarla mejor. ¡Qué sentimiento de impotencia! No conozco otra canción que lo logre a ese nivel.

“Alice” da nombre al disco que también incluye la gran “Kommienezuspadt”, como había señalado arriba, da rienda suelta a sus locuras. Alaridos, maquinaria extravagante musical de fondo…en este tema Tom se convierte en el puto sombrerero loco, pero elevado al máximo exponente. También me recuerda al bramido de un borracho, en cualquier caso algún problema mental encierra este chico, quizás sea algo llamado genialidad.

Enlace a “Kommienezuspadt”: https://www.youtube.com/watch?v=MzahkN4hlQ4

Aguardiente, caverna, resaca, ultratumba, taberna, infierno, nicotina, alarido… Cualquiera de esos términos puede asociarse a la voz de Waits. “Trato de lloriquear, zapatear, susurrar, quejarme, silbar, sentarme, prorrumpir, rabiar, lamentar y seducir. Con mi voz puedo sonar como una niña, como el hombre de la bolsa, como una cereza, un payaso, un médico, un asesino. Puedo ser tribal, irónico o trastornado. Mi voz es realmente mi instrumento”, ha dicho.

Pero no siempre ha sonado así, su voz y su música han ido evolucionando “en horizontal”. Caaaaalma, que ya me explico. Me refiero a una evolución de este tipo porque es imposible comparar una vertiente y otra de su música. Ambas son extraordinarias y únicas, además de que supongo que sin su álbum debut, Closing Time (1973), no hubiese podido llegar a los ritmos transgresores que exploró a partir de los 80.

Closing time es uno de esos álbumes que todo melómano debería tener en su colección, es una joya un disco lleno de emotividad y todavía no madurado por el afán de hacer más áspera la voz del maestro.

waits-closing.jpg

Un joven iluminado por una lámpara de salón de billar se apoya en un piano lleno de polvo, unas teclas manchadas de bourbon y un tapón en la tapa del piano. Acaricia ese arpa dentro del piano en un sitio sucio, lleno de cigarrillos a medio consumir en el cenicero, uno de ellos a medio apagar y una birra a punto de caerse en el hueco del piano. Esa primera imagen es la que define infinitamente bien a Tom. Como lo que podemos encontrar en su interior: añoranza a unas cuantas mujeres, Martha o Rosie, de una forma casi de trovador callejero, sobre un sonido dulce. 

Enlace a “Martha”: https://www.youtube.com/watch?v=y9Mse62NFl4

“I hope that I Don’t fall in love with you” es una balada preciosa, llena de suavidad, que habla sobre una música que suena mientras te tomas un alcohol de alta graduación intentando que no te traiga recuerdos de ella, una y otra vez.

Enlace a “I hope that I Don’t fall in love with you”: https://www.youtube.com/watch?v=ZSe2k3P8wRE

Aun así, aún no hemos llegado a la pieza clave, que en este caso es “Lonely”. Personalmente es una de esas piezas con las que puedo tirarme encima del viejo sofá de mi casa y saborear cada nota desafinada de ese maldito piano, no sin derramar tranquilamente un par de lágrimas. Es un mantra encerrado dentro de un lamento, y ese lamento clama al alma del que lo escucha y trasciende al gran sentido artístico. El que sabe no tiene necesidad de explicarlo con definiciones filosóficas, sólo tiene que dejarse llevar y disfrutar del suave vaivén de la membrana del altavoz y quizá alguna brisa complemente la sensación azotando la persiana.

Enlace a “Lonely”: https://www.youtube.com/watch?v=JSppKNXzgYY 

Por el contrario, como hemos advertido en algunos tintes anteriormente, puede evocar el más bello romanticismo. En “Flower’s Grave” encontramos una belleza en sus letras que me hacen revolverme por dentro: “Si morimos esta noche, ¿habrá luz de luna allá arriba?”. Poco más tarde se pregunta: “Dime, ¿quién pondrá flores en la tumba de una flor?”. Un piano, un órgano, unos violines, su mítico pump-organ (la extraña bicicleta sonora) y un clarinete desafinado contribuyendo a la ambientación, se convierte en una melodía hermosamente angustiosa. ¡Tócala otra vez, Sa–Tom!

Tom_Waits_Praha_2008.jpg

Así mismo, aparece ya al final del álbum, la maravillosa “Grapefruit moon”. Bella melodía al piano que utiliza, como es habitual en Tom, a la luna para realizar bellas metáforas. Más aun que  el café, los cigarrillos, espantapájaros, perros o incluso referencias de whisky. Es un lunático, como la mayoría de nosotros. Hasta en 70 canciones se pueden identificar esas referencias, como las siguientes:

San Diego Serenade

I never saw the moonlight until it shone off your breast

Shiver me Timbres

My tears are salt water and the moon’s full and high/’Cause my goodbye is written By the moon in the sky

Drunk on the Moon

I’m drunk on the moon/And the moon’s a silver slipper it’s pouring champagne stars/Hearts flutter and race the moon’s on the wane

Nighthawk Postcards

but I know I’m gonna change that tune when I’m standing underneath a buttery moon that’s all melted off to one side/and a dracula moon in a black disguise

Jack and Neal/California Here I Come

and the moonlight dressed the double breasted foothills/and gave the finger to the moon/underneath a harlem moon

Dead and Lovely

She thought she had the moon In her pocket/What’s more romantic Then dying in the moonlight?

Enlace a “Flower’s Grave”: https://www.youtube.com/watch?v=AYHkDz3dTOg

Enlace a “Grapefruit moon”: https://www.youtube.com/watch?v=LN0uBPt0UOA

tumblr_m2cebz3t3X1qf4c00o1_r1_1280.jpg

La que no podía faltar es “Christmas Card from a Hooker in Minneapolis”. El directo de la misma es digno de estudio, no sé si de cuarto milenio o del blog que regento, vamos allá. La canción abre y cierra con “Silent night”, casi un villancico navideño al al más puro estilo Rod Steward, aunque pronto entenderéis que encierra un canto de una carta del narrador, al menos la primera parte. Lo hace en un formato familiar entre sus seguidores: su voz hablada que añade-además de la tristeza sutil que anida en la letra- una gravedad que hace que sea aun más melancólica.

En el vídeo podemos ver como la gente del público no sabe muy bien como tomarse la canción, al principio con el “Silent night” se ríen, y es que es difícil culparles, no es el intérprete de villancicos más común que podríamos encontrar. Esto ocurre una segunda vez con el “Hey, Charlie, estoy embarazada” y como no, con los comentarios del narrador sobre la grasa del cabello de su amante, pero de repente algo cambia.

book-tomwaits-splsh.jpg

Cuando la narradora de Waits pierde su tocadiscos y “se ha vuelto loca”, Waits quizás percibe que necesita llevar a la audiencia al mundo gris de la canción. Y lo consigue. Sí, se ríen con el sueño de comprar un lote de coches usados, pero hay algo terriblemente triste sobre conducir un coche diferente todos los días “dependiendo de cómo me sienta”. Y la audiencia se da cuenta, cuando la narradora desvela su engaño-y su paradero en la prisión- se callan. Para cuando Waits vuelve a terminar con “Silent night” se quedan quietos hasta el final, completamente introducidos en el mundo roto de la canción. Magnífico.

Enlace a “Christmas Card from a Hooker in Minneapolis” : https://www.youtube.com/watch?v=w_PfwVNmckc

Cuernos demoledores, percusión tribal, guitarra de aguja, y la voz de Waits a través de un megáfono de la policía: sin duda se corresponde con la canción arquetípica de Tom Waits. Afortunadamente,  “Hang on St Cristopher” es simplemente increíble. Y el título que lleva el álbum define perfectamente lo que supone “Franks Wild Years”, tal y como más nos fascina.

Enlace a “Hang on St Cristopher” : https://www.youtube.com/watch?v=0Fu67X5kA5g

A veces parece como si Tom caminase en la cuerda floja entre el carácter y la caricatura, pero hay que admitir que lo hace maravillosamente. En “Warm beer and cold women” reune una banda de primera clase de veteranos de la “LA session” para ayudar a que su canción se mueva suavemente en el saxofón de Diner-Pete Christliev y el bajo de Jim Hughart para llevar a esta melodía a conseguir que Waits despliegue su lado jazz más puro.

Enlace a “Warm Beer and Cold Women”: https://www.youtube.com/watch?v=0MUXDpYR6YE

Tom siempre ha sido uno de mis imprescindibles, en primer lugar porque adoro las bellas melodías que cuentan cosas terribles. Y personalmente, me parece un prodigio del error. Su cabeza funciona como dos radios sonando a la vez en diferente cadena, y esos fragmentos erróneos que recoge, los convierte en una inspiración para genialidades como las que hemos repasado arriba. Quizás no sean las famosas, ni siquiera las mejores, pero sí son algunas de las canciones que me han acompañado en mi viaje y espero que siempre lo hagan, no solo del mío, sino del vuestro. Buena semana a todos, rockeros!

 

waits-tom-518af99af0c44.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s